Daniel Moya recibe el I Premio a TFM de la AsHisCom

La Asociación de Historiadores de la Comunicación ha premiado a nuestro compañero Daniel Moya López por su investigación “Las empresas periodísticas de España en el siglo XX (1881-1989). Antecedentes de los actuales conglomerados mediáticos”, defendida en la Universidad de Sevilla. El premio le posibilita publicar de forma digital su Trabajo Fin de Máster o bien un artículo sobre el mismo en la Revista Internacional de Historia de la Comunicación (RiHC). El grupo Historia del Periodismo y las Lecturas populares en Andalucía felicita a Daniel por este premio y la recompensa simbólica que este supone al esfuerzo realizado.

FB_IMG_1567510415477Daniel Moya es licenciado en Periodismo y posgraduado en el Máster en Estudios Históricos Avanzados por la Hispalense. Al principio tuvo miedo de elegir un camino diferente, aunque siempre tuvo clara su vocación como comunicador social. Actualmente realiza su Tesis sobre la evolución de la estructura mediática en la Transición política española, aunando los estudios históricos con los de Estructura de la Información. Es miembro del Laboratorio de Estudios en Comunicación (Ladecom), vinculado al grupo de investigación en Estructura, Historia y Contenidos de la Comunicación (Grehcco), y del consejo de redacción de la RiHC.

Nuestro compañero premiado ha lidiado con la precariedad laboral desde que terminó sus estudios. Aun así, no hay vez que nos encontremos con él que no transmita un mensaje de esperanza envuelto en una sonrisa, porque, según él, gestionar la incertidumbre como principio de vida comprende una ventaja: el aprendizaje del mientras tanto, del goce del proceso, del saber que hay algo dándose, porque detrás de muchas de las elecciones que tomamos, no siempre hay un fin alcanzable ni concreto. “Dani” nos responde al mensaje de felicitación mientras realiza el turno de noche en un hostal, para así seguir siendo independiente económicamente, y se muestra entusiasmado con la preparación de su primera estancia en Bogotá. ¡Felicidades, compañero! Gracias por enseñarnos la riqueza de los caminos divergentes.