Jornadas “El asilo es de todos”: la necesidad de una alianza entre medios y organizaciones sociales

“Las migraciones masivas no tienen nada de fenómeno novedoso: han acompañado a la modernidad desde su principio mismo (aunque modificándose continuamente y, en ocasiones, invirtiendo incluso su sentido)”. Estas palabras del filósofo Zygmunt Bauman, recogidas en su ensayo Extraños llamando a la puerta (Paidós, 2016), enmarcan el principal objetivo de las Jornadas “El asilo es de todos”: ofrecer una mirada amplia y crítica sobre las crisis migratorias y, en particular, interpelar a los periodistas y medios de comunicación sobre la traducción que hacen de esta compleja realidad y de las personas refugiadas.

foto-1-3
Un momento de la intervención de Charles Autheman. Por Lucía Aragón Luque

Celebradas entre los días 14 y 15 de febrero en la Facultad de Comunicación y promovidas por el Comité español de ACNUR, la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Oficina de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de Sevilla, el primer día giró en torno a un seminario-taller dirigido en una primera parte por Belén Cuadrado, encargada del área de sensibilización y educación del Comité español de ACNUR, y en una segunda parte por Charles Autheman, experto independiente y encargado de la formación que el desaparecido Instituto PANOS ofrecía a los periodistas del mundo sobre colectivos vulnerables y minorías. Polifacético y de una gran cercanía, Autheman se hizo con la atención del público asistente, principalmente compuesto por estudiantes del Grado de Periodismo de la Universidad de Sevilla, para poner en cuestión ideas previas sobre las personas refugiadas que en la actualidad proceden de Oriente Medio y Próximo y que los medios de comunicación reproducen desde una falsa equidistancia creando alarma social y apelando a los miedos de quienes conforman la sociedad occidental.

Durante el taller coordinado por Cuadrado, quien de forma espontánea se vio acompañada por Mª. Jesús Vega, responsable de Relaciones Externas y Comunicación de la Representación de ACNUR en España, y por Casilda Rueda, profesora titular de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la US, se había explicado los límites del estatuto del refugiado y, por ende, el derecho de asilo siguiendo la fórmula recogida en la Convención de Ginebra de 1951,1 además de mostrar cuáles son los tres países que generan “la mitad de la población refugiada del mundo: Siria, Afganistán y Somalia”, y los principales de acogida, que paradójicamente son los definidos como “en vía de desarrollo”: Turquía, Pakistán y Líbano, entre otros (Fuente: ACNUR).2

Estos primeros datos, que interpelan a los asistentes, fueron el marco en el que Autheman presentó su análisis mediático sobre los flujos migratorios y las personas refugiadas. La simplificación o presentación de los hechos diferenciando entre “ellos” y “nosotros”, la apelación a la inseguridad, al reparto desigual en las ayudas sociales o el acceso al empleo, términos como “asalto” o “avalancha”, así como la descontextualización de las imágenes y estadísticas, reproducen -según Autheman- la sensación de constante amenaza, legitiman un tratamiento basado en lo emocional, sin importar los hechos constatables, y hacen que los medios contribuyan a la orientación de una opinión pública favorable a la restricción y vulneración de los derechos fundamentales por parte de los representantes políticos.

maria-jesus-maru-y-charles
De izquierda a derecha, encontramos a Mª Jesús Vega, Mª Eugenia Gutiérrez y Charles Autheman. Por Lucía Aragón Luque.

 

El segundo día, Mª. Jesús Vega, responsable de Relaciones Externas y Comunicación de ACNUR en España, siguiendo una línea similar a la planteada por Autheman, planteó los aspectos positivos y negativos de la necesaria colaboración entre los medios de comunicación y las organizaciones sociales en la representación social de problemáticas complejas como la de las migraciones y las personas refugiadas; por ello hizo hincapié en el uso con responsabilidad de los términos -muchos con connotaciones peyorativas que nada ayudan a la integración-, en la necesidad de descartar el lenguaje belicista, racista o xenófobo y en la importancia de las entrevistas con los refugiados, donde el periodista debe respetar la confidencialidad e informar “sin poner en riesgo la seguridad y dignidad” de estas personas, asevera Vega. “La clave está -finalizó- en encontrar el equilibrio entre el derecho a la información y el respeto a la dignidad y a la vida de los refugiados”.

En la misma mesa intervino Mª. Eugenia Gutiérrez, profesora de la Facultad de Comunicación de la US, quien partió del análisis de las viñetas humorísticas de El Roto, publicadas en el verano de 2015 en El País, para valorar cómo desde este género menor se denunció la inacción de los países europeos y se señaló la responsabilidad de los mismos en las guerras o situación de pobreza que se viven en los países de origen de los refugiados. Gutiérrez también destacó la necesidad enmarcar las crisis migratorias en relación con los flujos del capital mundial para así entender los intereses que encubren las “intervenciones humanitarias”, aunque para ello sería imprescindible que los medios, amparados en un nuevo pacto con la sociedad civil, desarrollasen su labor de vigilancia a los poderes fácticos y defendiesen la dignidad humana de todas las personas.

nicolas-montabes-y-charles
De izquierda a derecha, se encuentran Nicolás Castellano, Juan Montabes y Charles Autheman. Por Lucía Aragón Luque.

El encargado de abrir la segunda mesa fue el catedrático de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad de Granada, Juan Montabes, con una ponencia titulada “La opinión pública española ante los movimientos de población: migración y asilo”. Montabes, expresidente del Consejo Audiovisual de Andalucía, dejó al público atónito al explicar que en el mismo momento en que la llamada “crisis de los refugiados” llenaba una ingente cantidad de páginas en los periódicos, la encuesta del CIS de marzo de 2016 revelaba que “el problema de los refugiados preocupaba escasamente al 1,6% de los españoles”. Luego, “los españoles -afirma Montabes- no lo perciben como un problema” que directamente les afecte. Este dato contrasta con el que ofrecía el Eurobarómetro sobre migraciones en otoño de 2015, que indicaba en cambio que los españoles tienen posiciones más favorables a la aceptación del otro que la media de los 28 países de la Unión Europea.

Las valoraciones sociológicas de Montabes se completaron con el testimonio de Nicolás Castellano, periodista de la Cadena Ser, que al inicio de su intervención titulada “Rumbo a Europa, la frontera más mortífera del mundo”, destacó el valor de la experiencia -17 años- y el haberse dedicado a este tema “cuando estaba o no de moda” y “antes y después de la muerte de Aylan”. Invitó al público a imaginarse siendo un periodista especializado en migraciones y asilo que tiene que asumir el reto de informar sobre “el movimiento de población más importante del mundo desde la II Guerra Mundial; en el mundo, que no en Europa”, declara Castellano para seguir reflexionando sobre la necesidad de enfocar esta problemática superando el “ombliguismo europeo” y así explicar que “no es verdad que la mayoría de los refugiados vengan de Siria. Desde hace muchos años, la primera nacionalidad en el Mediterráneo es la nigeriana, la segunda y tercera, eritreos y somalíes, después los gambianos y en el quinto o sexto lugar encontraríamos a los sirios”.

Añade además que el problema está en cómo contar a los lectores que “hemos creado un enjambre de leyes contra las que se estrella la gente intentado buscar refugio o mejorar sus vidas”. Destierra asimismo la objetividad como posicionamiento desde el que asistir a la “mayor sangría” en el Mediterráneo. El dilema es: “¿Qué compromiso adquirimos ante el folio en blanco? ¿Lo contamos como si de una cifra económica se tratase? El año pasado asistimos al récord de muertes: más de 5.000 personas en el Mediterráneo. ¿Contamos tan sólo lo que nos cuentan o aportamos contexto y nos preguntamos por qué pasa esto?”. Incluso cuestiona que desde España se atrevan a dar lecciones en defensa de los Derechos Humanos, cuando aquí tenemos la valla en Melilla o se camuflan las devoluciones en caliente en el marco de la Ley de Seguridad Ciudadana. Castellano finalizó su pedagógica disertación sobre los límites en el ejercicio de la profesión tomando una declaración de Gabriel García Márquez: “el gran problema del periodismo español es que somos grandes creadores de fuegos artificiales, cubriendo muy bien un acontecimiento, pero no seguimos las historias. No olviden seguir a los protagonistas de sus historias”.

Así, sembrando la duda entre los asistentes sobre si los medios son cómplices o no de esta cuestionable traducción mediática de los movimientos forzosos de población, al término de estas jornadas queda en el aire un pensamiento: la sociedad civil debe solicitar a los medios que sirvan al debate público sobre lo que hacen o dejan de hacer los representantes políticos en la resolución de dicha problemática, y no a la orientación interesada de la percepción social sobre hechos que debían allanar el camino hacia el respeto de la dignidad humana. Porque el silencio puede ser interpretado como un medio de legitimación de los cínicos y sus intereses espurios.

Redactado por: Maru Gutiérrez

1 En el artículo 1.A de la Convención de 1951 se indica que la condición de persona refugiada se reconoce por “fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas”.

2 Estos datos están extraídos del dossier “El asilo es de todos. Movimientos forzosos de población y solidaridad internacional”, promovido por el área de sensibilización y educación del Comité español de ACNUR, Delegación de Andalucía, con la colaboración de la Representación de ACNUR en España. Y ha sido coordinado por Belén Cuadrado Ortiz.

3 Ninguna persona es “ilegal”, pues desde el momento mismo en que nacemos somos sujetos de derecho. Lo que puede ser irregular en el país de acogida es su situación administrativa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s