El grito de las madres francesas por los jóvenes

A Rosalía y Marisa, ellas saben…

A todas les une su doble condición: son madres y francesas. Nadia es trabajadora social y vive y trabaja en Seine-Saint-Denis, uno de los barrios de la banlieue de París. Caroline es periodista y vive en la ciudad de París. Ambas representan dos formas de vida a priori diferentes, sin embargo ambas están unidas en la lucha social por transmitir a su hijos en particular y a los jóvenes en general los valores de la República: igualdad, libertad y laicidad (la legalidad -según las protagonistas- es puesta en cuestión mientras no sirva para la protección de todos los ciudadanos franceses).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
La Brigade des mères en la concentración del pasado domingo (13/03/2016)

Ellas forman parte de la Brigade des mères (www.brigadedesmeres.org), y el pasado domingo se concentraron en la Place de la République de París, lugar convertido en símbolo de la lucha por la vida y la paz tras los atentados del 13 de noviembre de 2015, para gritar: Les jeunes à atteindre tout leur potentiel! Y reivindicando: Les femmes de la République, réveillez, vous!


La existencia misma de la asociación Brigade des mères, nacida 26 de abril 2014, visibiliza una realidad sociopolítica sobre la que ya han puesto el foco sociólogos como Emmanuel Todd -en su ensayo Sociologie d’une crise religieuse. Qui est Charlie? (2015)-: la marginación de los jóvenes -también franceses, reivindican las madres brigadistas- de la periferia. La pobreza, la desprotección civil en el acceso a la sanidad, el absentismo escolar, el no acceso a un trabajo digno, etc., son algunos de los problemas que forman la realidad de los hijos (tercera y cuarta generación) de emigrantes económicos. De hecho, Nadia Remadna, fundadora de la Brigade des mères, e hija de padres procedentes de Argelia, afirmó que “en banlieue, l’islam sert à acheter la paix sociale” (en declaraciones a Le Figaro en enero de 2016). Y denuncia -también lo hizo en la concentración del domingo- la “victimización” de los jóvenes por parte de la oficialidad para ocultar la inacción frente al islamismo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Representantes de la Brigade des mères mientras Nadia Remadna lee un fragmento de su libro

“Un jour, ton fils de 13 ans, il arrive à la maison et il te dit: “Maman, tu n’es pas une bonne musulmane parce que tu ne fais pas ce qui est écrit dans le Coran!”, contó Nadia Remadna a Le Devoir en enero de 2016. Este tipo de situaciones, que hoy viven muchas madres que “temen a los peligros de la calle”, fue lo que impulsó a Nadia a tomar partido y en 2014 crear la asociación. Hoy acaba de publicar su primer libro, Comment j’ai sauvé mes enfants (2016), con el fin de que su testimonio proporcione esperanza a otras madres.

La lectura de algunos fragmentos del diario de Remadna formó parte de la concentración, además de aprovechar la ocasión para dar a conocer cuáles son las acciones que llevan a cabo para educar a las madres, hijos y jóvenes en la diversidad cultural de París y en los valores de la República:

1. Han creado puntos de encuentro para el conocimiento entre las madres y los hijos de la periferia y las madres e hijos del centro de París y viceversa, en torno a la realización de actividades culturales, como son las visitas semanales a los museos de París, la asistencia a conciertos de diferentes tipos de música y representaciones teatrales, visitas a los castillos y a las Universidades, etc.

2. Han constituido una Escuela de madres de la República configurada como un foro en el que se imparten cursos sobre historia, filosofía y derecho, que son, según las brigadistas, “la base fundamental del Estado de derecho”, y que permite a las madres tomar consciencia sobre el significado de ser ciudadano/a y sobre la laicidad del Estado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
El león, símbolo de la Revolución de 1789, bajo la mirada de la estatua de Marianne. Plano detalle del monumento de la Place de la République (13/03/2016)

Porque pensar en, desde y por el colectivo puede constituir una alternativa cívica al estado de emergencia que viven los ciudadanos/as de las democracias occidentales, la Brigade des mères en la tarde del domingo gritaron al unísono, poniendo punto y final a una jornada que tuvo lugar entre el ambiente festivo y el dolor de la consciencia por lo que representa el lugar elegido: “[…] Nous voulons que les Lois de la République soient appliquées pour sauver les mères et les enfants. Nous sommes contre la radicalisation, l’islamophobie, l’antisémitisme”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Base del gran monumento que preside la Place de la République (13/03/2016)
“[…] Il n’y avait pas la ghettoïsation ethnique et religieuse qu’on voit maintenant. On était peut-être pauvres, mais il y avait un mélange. Il y avait les Italiens avec les Algériens et les Portugais.
Aujourd’hui, les enfants sont enfermés dans la culture de leurs parents alors même qu’ils ne connaissent ni le pays de leurs parents ni leur propre pays, la France. Même que souvent, ils ont la haine de la France, une haine qu’on a soigneusement cultivée chez eux en leur disant sans cesse que les Français étaient racistes et méchants. Avec le temps, ils se sont enfermés dans cette haine.
Moi, j’en veux aux politiques qui ont fait de nos enfants des gens qui sont toujours en train de revendiquer au lieu de se sentir français. J’en veux à ces politiques qui ont victimisé nos jeunes”.
(Nadia Remadna, fundadora y presidenta de la Brigade des mères)

Fotografía y texto: Maru Gutiérrez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s